*El respeto y admiración de la sociedad tehuacanera a SRS siguen latentes

 

La emblemática figura de Socorro Romero Sánchez es motivo de profunda admiración y respeto de quienes solo han escuchado hablar de ella, quienes recuerdan verla por las calles tehuacaneras y quienes tuvieron la fortuna de conocerla.

Los habitantes rememoran su figura astera y sencilla, su bondad y fe católica, reflejada en todas sus obras altruistas que la distinguieron en vida. Sin embargo, las razones de su éxito se resumen en tres cualidades particulares: trabajo, compromiso y austeridad.

Así lo mencionó el político e historiador tehuacanero Antonio Tenorio Moctezuma, quien conoció a Socorrito muy de cerca y entiende la capital importancia del éxito de la Señorita Socorrito para Tehuacán y México. Tenorio destaca la austeridad, trabajo y compromiso de la empresaria como las franjas de su bandera de éxito.

Y es que estas tres cualidades son indispensables en cualquier emprendimiento. Podría decirse que Socorrito vivió más para los demás que para sí misma, se entregó en cuerpo y alma a su vocación de servicio y trabajo.

Gracias a su fe cristiana su prioridad fue contribuir a dejar un mejor mundo del que encontró. ¡Y lo logró! Siguiendo esa fe como bandera, la austeridad fue su modo de vida. Mientras el trabajo y compromiso de levantarse cada día a cumplir con su trabajo en la fábrica o en las granjas, o en las causas sociales que abanderó, sólo pararon un par de días antes de morir y aún con el cáncer a cuestas.

Singular mujer de fe, trabajo y altos principios morales fue la hija predilecta de Tehuacán, quien sigue admirando a propios y extraños. Sin duda, su legado inspira a las nuevas generaciones a emular su ejemplo. Pensar en el prójimo antes que en un beneficio personal. Ojalá todos aprendiéramos más de la Señorita Romero Sánchez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.