Andrés Atayde: el estratega azul en la CDMX

Hasta hace apenas tres años, recibió un partido con una preferencia del 7% y con una oposición fragmentada. Fue parte de la fabricación de la alianza en la CDMX y llevó al PAN a su mejor resultado en la historia: 27%.

Andrés Atayde, presidente del PAN en la Ciudad de México, contra todo pronóstico duplicó votación.

El PAN en la Ciudad de México obtuvo apenas el 13% en la elección del 2018, cuando formó parte de la alianza Por México al Frente con el PRD y MC. El resultado del PAN capitalino se debe, en gran medida, a la labor política de Andrés Atayde.

Y es que Andrés, aficionado al futbol, logró consolidar la alianza Va por la Ciudad de México con el PRI y el PRD, compartiendo honores con Nora Arias e Israel Betanzos. Hoy, el PAN en la capital se afianza como la fuerza que le puede competir a Morena el Gobierno de la Ciudad de México.

Rompió el dominio de la izquierda

A pesar de que, desde que se realizan elecciones democráticas en la Ciudad de México, el resultado siempre había sido favorecedor para la izquierda, en 2021 la oposición mandó un mensaje demoledor a todo el país: en la capital perdió Morena, ya que, de las 16 alcaldías, la alianza Va por la Ciudad de México logró vencer en nueve, mientras que el partido de Claudia Sheinbaum solamente lo hizo en siete. Será la primera vez en la historia que la cabeza del gobierno capitalino se tendrá que sentar con una mayoría de alcaldes de oposición. Basado en su estrategia de “conquistar-retener” al más puro estilo del Risk, Andrés afianzó su liderazgo y se considera un factor de unidad en la oposición de la Ciudad de México. Dice que depende de la alianza el poder ganar en el 2024… ¡va por más!

El presidente con visión moderna y de futuro

El presidente del PAN en la Ciudad de México tiene 36 años, tiene novia y un hijo. Estudió las carreras de Ciencia Política y Economía en el ITAM, es maestro en Gobierno y Políticas Públicas por la UP y actualmente estudia un MBA en el ITAM. Su apellido lo delata. Forma parte de una familia de circo, mismo que se fundó en 1888 y donde aspira a poder colaborar más adelante. Sangre llama. Americanista desde pequeño (nadie es perfecto) y muy estudioso de las finanzas de la ciudad, está preocupado por la ausencia de un plan de recuperación económica. Está aprendiendo a jugar tenis y tiene posturas mucho más liberales que las de un panista tradicional. O sea, no es del yunque, por lo que asegura que su partido debe tener una visión mucho más social y que quiere ser factor de unidad en la alianza PAN-PRI-PRD.

No se supo mucho, pero la alianza con el PRI y el PRD capitalinos comenzó hace más de dos años. Fue la alianza pionera y la que mejores resultados dio a nivel nacional. Sus pares, Nora Arias e Israel Betanzos, fueron diputados con él hace seis años. ¡Quiuboles!

Reconoce que no pueden fallar

Amante de la estrategia y de las decisiones basadas en la mayor cantidad de información posible, sabe que si quiere que su partido crezca en el 2024, los panistas deben gobernar bien en las alcaldías que ganaron y que en el Congreso de la Ciudad de México no pueden ser solamente críticos, sino que deben resolver los problemas públicos como los feminicidios, la falta de presupuesto para el transporte público y la falta de agua. No comparte la visión de la ciudad partida en dos. Al contrario, dice que esa lectura aumenta la no deseable polarización ciudadana.

En campaña recorrió las 16 demarcaciones y dice que vio la decepción generalizada por los gobiernos de Morena. Cree que, si ofrecen buenos resultados y son una oposición firme y congruente ante las ocurrencias y la caída en la aprobación al gobierno, el PAN puede proponer un nuevo proyecto para la Ciudad de México.

Su agenda es la creación de empleo y disminuir la desigualdad social

Llegó al PAN en el 2003 y fue dirigente de Acción Juvenil. Ahí conoció sobre las dinámicas del partido que lo vio nacer y trabajó en el Seguro Popular cuando el presidente era Vicente Fox. Dice que esa experiencia lo cambió, pues se dio cuenta de que un buen programa social sí puede cambiar la calidad de vida de muchas familias. Vivió de cerca cuando el Gobierno del Distrito Federal no quería que el Seguro Popular existiera en la Ciudad de México, y concluyó que ninguna diferencia política debe estar por encima de poder ayudarle a quien más lo necesite. Con clara inclinación por las libertades individuales y económicas, sí cree en la presencia de un gobierno que vea por los que no han tenido las mismas oportunidades.

Pasó por la Asamblea Legislativa, donde presidió la Comisión de Hacienda y sorprendió a propios y extraños por su capacidad analítica del presupuesto y los ingresos de la capital, haciendo reformas que posteriormente Morena echó para atrás, como el impuesto a la herencia o el pago por los programas de Protección Civil que ahorca a muchos pequeños negocios. Crítico férreo del Gobierno de la Ciudad de México, pero joven propositivo que ha logrado tejer muy fuerte al interior del PAN, incluso a nivel nacional.

Se le vienen tres años muy complejos, y lo sabe. Siempre ha dicho que sí hay otra forma de gobernar. Y ahora tiene de frente la enorme oportunidad de que la alianza o el PAN solo puedan competir verdaderamente por la Ciudad de México. El resultado del pasado 6 de junio hace de la capital del país un abanico de oportunidades para la oposición, ya que sabe que fue el resultado que más cimbró a Morena a nivel nacional: perdió en la ciudad que lo vio nacer. Sostendrá su estrategia de mantener el terreno ganado y de explorar en suelo ajeno. Dice que lo hará con anticipación, con estrategia y con visión de ciudad.

Ya pasó de ser una joven promesa a una atractiva realidad.


La columna se publicó originalmente en Expansión Política; reproducida aquí con permiso de la autora

Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.

Previous Post
Next Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *