El polémico Carlos Romero Deschamps

Carlos Antonio Romero Deschamps ha sido un personaje al que siempre ha envuelto la polémica sobre su poder en torno a Pemex, en la política y su desmesurado enriquecimiento que abarca residencias, yates y autos de lujo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer la mañana de este martes que Carlos Romero Deschamps presentará de forma voluntaria su renuncia y dejará de ser trabajador activo de Petróleos Mexicanos (Pemex): “Lo hace por voluntad propia y por un exhorto que le hicimos”, dijo el mandatario en conferencia matutina.

Romero Deschamps presentó el 16 de octubre de 2019 su salida del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) tras 26 años en el cargo. En 50 años de carrera, el petrolero tuvo un ascenso vertiginoso, pasando de ser un trabajador eventual para Petróleos Mexicano, a ser líder de uno de los sindicatos más poderosos de América Latina.

Nacido en Tamaulipas en 1944, Romero Deschamps se graduó como contador privado por Escuela Bancaria y Comercial de Tampico. Es miembro activo del PRI desde 1961, donde inició su carrera como coordinador de campañas en el estado de Tamaulipas.

Para 1969 asumió un trabajo temporal en la refinería de Pemex en Salamanca, Guanajuato; más tarde llegaría hasta la secretaría de Acción Política de la Dirección Juvenil del PRI (1970), con lo que iniciaría su escalada en la política.

En 1971 se convirtió en comisionado nacional del STPRM. A su llegada a la Sección 35 de Azcapotzalco, ayudaba en tareas de la oficina, era chofer y mensajero.

En 1980 se colocó como secretario general gracias al apoyo de Joaquín Hernández Galicia, “La Quina”, entonces líder petrolero; años más tarde, el 10 de enero de 1989, cuando el presidente Carlos Salinas ordenó al Ejército arrestar a “La Quina”, éste acusó a Romero Deschamps de traición.

Cabe destacar que durante el gobierno de Salinas, Carlos Romero Deschamps escaló varios puestos importantes en Pemex.

Al ascender a secretario de la Sección 24 del STPRM y acompañaba a su dirigente nacional cuando viajaba a la Ciudad de México y lo asistía conduciendo su automóvil.

En 1993 fue nombrado miembro propietario de la Asamblea General del Infonavit y en 1998 fue el primer Secretario General sustituto del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Se le atribuye la autoría del “Pemexgate”, el desvío de mil 500 millones de pesos propiedad del sindicato para el financiamiento de la campaña del candidato priista a la presidencia de la República, Francisco Labastida Ochoa, en 2000.

Romero Deschamps no fue inculpado y el caso se cerró por falta de pruebas, a pesar de que el PRI recibió una multa de mil millones de pesos y Labastida Ochoa perdió las elecciones.

El dirigente sindical de los trabajadores petroleros ha sido diputado en tres ocasiones, de 1979 a 1982; de 1991 a 1994; y de 2000 a 2003, además de que dos veces ha sido senador.

Tiene las riendas del STPRM desde 1993, a relevar a “La Quina” en el cargo, donde permanecería imperturbable durante 26 años.

El pasado mes de julio, trabajadores petroleros de las 36 secciones del Sindicato de Trabajadores Petroleros expulsaron de sus filas al dirigente Carlos Romero Deschamps, luego de que se acusara que era investigado por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

Los empleados también desconocieron las decisiones de la Convención de 2017, en la que se reeligió a Romero Deschamps un año antes de que terminara su mandato.

Cuantiosos bienes

El actual senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y líder del sindicato petrolero desde 1996 posee un yate de 35 millones de pesos llamado “El Indomable”.

Una denuncia penal interpuesta por el movimiento “Petroleros Activos en Evolución” detalla, de acuerdo la construcción de la millonaria mansión en Las Brisas, en Acapulco, Guerrero.

Los lujos también alcanzan a los hijos del líder petrolero: Alejandro Romero Durán es dueño del yate “El Guly”, mientras que José Carlos Romero Durán posee dos departamentos de lujo en Miami Beach, Estados Unidos, con valor de 40 millones y 120 millones de pesos.

José Carlos también cobró fama porque en 2013 recibió un auto Ferrari Enzo con valor de dos millones de dólares, una edición limitada que sólo se vende a quien ya posee otros dos autos de la misma marca italiana.

En 2012, las fotos de su hija, Paulina Romero Durán, exhibiendo su vida de lujos en las redes sociales se viralizaron, pues mostraba sus viajes a Europa y Asia en aviones privados, acompañada de sus tres perros bulldog y un bolso Birkin de 230 mil pesos.

La hermana, Esther Romero Deschamps, también es mencionada en la demanda por poseer una mansión de cinco millones de pesos en el Fraccionamiento Campestre de Salamanca, Guanajuato.

Previous Post
Next Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *