En la industria porcícola hay de peste a peste; “bacteria de intereses políticos y económicos”

En tiempos de pandemia en todo el mundo y en todos los sectores hay de peste a peste  y más en la peste de la perversidad de los humanos; la peste más severa y mortal que la peste que se da entre los animales; tal como se han dado “las dos pestes” contra la industria porcícola. Sabemos científicamente que la peste es una enfermedad infectocontagiosa reemergente en animales y fuente de infección en seres humanos; pero metafóricamente podemos decir que la “maldad humana es más mortal que la peste que se pueda dar en los animales o humanos” que la peste que crea el hombre por otras perversas razones.

En la industria porcícola

La peste es causada por una bacteria que afecta tanto a animales como a humanos y es importante a tiempo su prevención y las medidas de control. Esa peste “malévola” es la que sufre el sector de la actividad económica agropecuaria de la porcicultura; es más que la peste que combaten hoy otros países productores de carne de cerdo, como es la peste porcina africana, que en gran medida van solucionando; es un tipo de peste que se logra controlar y abate; no así “la peste del ser humano de la guerra de intereses de grupos y de empoderamientos de gobiernos que en complicidad buscan acabar con la actividad agropecuaria”.

“La peste de guerra declarada también de otros países que con estrategias de troyanas introducen a incitadores u organizaciones que arropados como ecologistas tratan de desestabilizar con bandera de ambientalistas y querer aniquilar un gran sector que genera empleo, desarrollo, bienestar y estabilidad económica a miles de familias; además a una sociedad que evoluciona y a la vez va edificando su progreso y sustentabilidad.

En la industria porcícola

La peste en este sentido podemos entender e interpretar como si se tratara de una enorme alegoría relativa a la amenaza permanente de la maldad, de la desleal competencia, la guerra de intereses que cada día enfrenta al ser  humano; que busca no sólo sobrevivir y prevalecer sino realmente vivir o, quizá mejor dicho, realmente existir, y que la existencia misma tenga algún sentido; como lo dijera el filósofo Alberto Camús en su libro la peste.

Hoy el sector ante todo avanza desterrando las pestes como la africana y enfrentando a cada día con nuevos retos; contra el Leviatan que se “amafia con los intereses entre millones de dólares o de euros, que manejan grandes monopolios contra  el peso mexicano y sus empresas; pero sus fortaleza, innovación y ventajas le van permitiendo salir adelante; a seguir en la competitividad en producción agropecuaria  y porcícola.

La inversión genera esos beneficios económicos para las empresas y también es una palanca de crecimiento, de desarrollo y de bienestar, que a su vez incorpora prácticas encaminadas al cuidado del medio ambiente y de los recursos naturales; con ello las empresas amplían su visión y sus horizontes sobre el rol y la dimensión social que hoy en día tienen.

En la industria porcícola

Actualmente las empresas tienen que incorporar a sus procesos elementos que no solo se verán reflejados en sus estados financieros, sino también en su entorno, su gente, sus trabajadores, y el medio ambiente, entre otros; hoy el crecimiento económico esté ligado al desarrollo social en un ámbito de sustentabilidad y sostenibilidad.

El sector agroalimentario nacional produce alimentos, genera empleos, divisas, derrama económica, ayuda a combatir la pobreza y contribuye a un mayor bienestar para toda la población; estos elementos deben tomarse en cuenta en las decisiones y políticas públicas que deban de establecerse sobre como un sector puede contribuir al desarrollo económico y social de un país.

La actividad porcícola se consolida como una de las más importantes, no solo por su destacada presencia a nivel nacional e internacional, sino porque también es la base de trabajo de miles de personas que viven en la zona rural del estado. Millones de familias dependen de manera directa de este importante sector, el cual registra un crecimiento sostenido durante los últimos años.

Cabe destacar  que esta actividad, dentro del sector primario, ocupa el primer lugar en productividad y una de sus principales fortalezas es el estatus sanitario que ofrece, lo que le  ha permitido tener un hato libre de enfermedades, ser mucho más competitivo a nivel nacional e internacional.

Y ¿Qué va a ocurrir a partir de ahora? Porque hay de “peste a peste”. El sistema mundial de producción, procesado y distribución de alimentos (y carne de cerdo) está funcionando pero existen infinidad de problemas y cada día aparecen nuevos riesgos y se presentan nuevas oportunidades, además se producen una serie de daños colaterales derivados de acciones políticas que hacen que sea casi imposible saber qué pasará en el futuro. Sin embargo, la mayoría de los participantes de la cadena siguen avanzando, tal y como debe ser, con los requisitos cotidianos necesarios y, esencialmente, planean lidiar e innovar en torno a cualquiera que sea el próximo desafío que pueda llegar, ya sea en una hora, la próxima semana o el próximo mes.

Con la llegada de la PPA a la República Dominicana, es casi seguro que el virus va a entrar en USA, probablemente a través de Miami. Debido al sacrificio obligatorio ordenado en la República Dominicana, habrá gente que intentará “salvar” sus cerdos “aparentemente sanos” sacrificándolos y congelando la carne o vendiéndola a Miami o Chicago bajo mano.

Comenzamos con una mirada a la economía en general y luego nos centraremos en la carne de cerdo. Esa es una solución, que no es fácil decidir; por ser un golpe a la inversión y su retorno; no así con los problemas de acciones políticas o protección a privilegiados e impunes.

Una de las primeras consecuencias de la pandemia fue la desaparición de la demanda de muchos servicios clave y ciertos productos que no tenían sentido durante una pandemia como la gasolina (sin ningún lugar adonde ir). Cosas como la demanda de viajes y todos los servicios asociados se detuvieron. Desde vuelos, agencias de viajes, reuniones de ventas y formación en los hoteles, restaurantes, hoteles y taxis, por nombrar una pequeña fracción de los servicios relacionados, vieron un colapso en su demanda.

Se prevé que el crecimiento del consumo de carne durante la próxima década se elevará 12% para 2029 en comparación con el periodo base. Sin embargo, en el mediano plazo, las tasas de crecimiento se reducirán como respuesta al crecimiento más lento de los ingresos en diversas regiones el envejecimiento de la población y la estabilización de los niveles de consumo per cápita de carne en los países de ingresos altos debido a la saturación y las preferencias dietéticas de carnes de mayor calidad.

Dados estos factores, se prevé que el consumo mundial per cápita aumentará solo 34.9 kg en equivalente de peso al menudeo (r.w.e.) para 2029, un incremento de 0.5 kg r.w.e., ligeramente más de 1%, en comparación con el periodo base. Se espera que la expansión mundial de la oferta de carne aumente 40 Mt c.w.e. para 2029, en comparación con el periodo base. Durante el transcurso del periodo de las perspectivas, la combinación de la expansión de hatos y rebaños en las regiones de las Américas y la Unión Europea, y una mayor productividad, sostendrá a un mercado impulsado por la oferta. Se prevé que los países en desarrollo representarán la mayor parte del aumento total de la producción y la carne de aves de corral se mantendrá como el principal motor del crecimiento de la producción total de carne.

La producción de la carne de cerdo seguirá moderada en los primeros cinco años del periodo de las perspectivas debido a los brotes de PPA en China y Vietnam en particular.

Se espera que la proporción de la carne comercializada a nivel mundial aumente en el inicio del periodo de las perspectivas para abastecer al mercado chino. En el mediano plazo, se prevé que la proporción de carne comercializada cubrirá la creciente demanda de los países de ingresos bajos, particularmente en los países menos adelantados (PMA) de África, Asia y Oriente Medio, donde la producción nacional seguirá siendo insuficiente para cubrir la demanda.

Los brotes de enfermedades animales, las restricciones sanitarias y las políticas comerciales seguirán siendo los principales factores impulsores de la evolución y la dinámica de los mercados mundiales de la carne. Las incertidumbres relacionadas con los acuerdos comerciales actuales o futuros durante el periodo de las perspectivas (por ejemplo, la salida del Reino Unido de la Unión Europea) podrían cambiar los patrones del comercio de la carne. En el corto plazo, son inciertas la magnitud y la duración del impacto del brote actual del COVID-19, pero se espera que la producción de carne (incluidos los sacrificios y el procesamiento) y las pautas de consumo, en especial de servicios alimentarios, resulten afectadas.

Se genera una nueva dimensión social de los sectores productivos y de colaboración con el Gobierno, encaminados a lograr crecimiento económico; a la par de mejorar la calidad de vida y los niveles de bienestar de toda la población.

En México por su parte se activa la alerta sanitaria por fiebre porcina africana. El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) entró en alerta por la llegada de la peste porcina africana al continente americano.

El 28 de julio se detectó el primer caso en América en más de 40 años. La enfermedad no afecta a humanos, pero tiene el potencial para devastar a la industria productora de cerdos en los países donde toca tierra.

Los primeros casos se detectaron en República Dominicana, un país que exporta poco puercos a México y otros compradores del continente. Sin embargo, las autoridades mexicanas temen que la enfermedad llegue mediante productos infectados que transportan viajeros internacionales.

“El Senasica se encuentra en estado de alerta permanente para, en caso de que la enfermedad entrara a México, detonar de manera inmediata el Dispositivo Nacional de Emergencia en Sanidad Animal (DINESA), para su control y rápida erradicación”, apuntó el órgano de gobierno en una tarjeta informativa.

Por el momento está prohibido el ingreso de productos y subproductos de cerdo provenientes de República Dominicana y de todos los países afectados por la peste porcina, una lista que incluye a China, Alemania y Rusia.

Además, se harán revisiones intensas con rayos X a equipajes provenientes de República Dominicana, además de inspecciones de cocinas y desechos de buques comerciales, cruceros y aviones.

Según Senasica, cualquier producto que se retenga será destruido.

El brote, aunque aparentemente lejano, también mortifica a los productores de puerco en México. El gobierno de República Dominicana prevé sacrificar a más de medio millón de cerdos para frenar la peste, para la que no hay tratamientos ni vacunas. De llegar a México, el sacrificio de animales sería la única opción también.

México importó en mayo, la cifra más alta de carne de cerdo de EE. UU. En lo que va del año. Cifras de la USMEF indicaron que durante los primeros cinco meses del año nuestro país fue el destino de 24.3% de los envíos internacionales de carne de cerdo de Estados Unidos; solo en mayo, esta cifra creció 89% versus el mismo mes de 2020.

Durante mayo, México importó el mayor volumen de carne de cerdo estadounidense registrado durante este año con 71,370 toneladas, lo que supuso un incremento de 89% sobre el mismo mes del año pasado.

De acuerdo con la Federación de Exportación de Carne de EE. UU. (USMEF, por sus siglas en inglés), estas compras generaron una facturación de 151.6 millones de dólares, lo que indicó un alza interanual de 158%.

En el conjunto de los primeros cinco meses del 2021, las importaciones mexicanas de esta proteína procedente de nuestro vecino del norte aumentaron 18% en volumen, quedando en 325,747 toneladas por un valor de 640.1 mdd.

De las compras totales, 84.6% estuvieron representadas por cortes de carne, lo que quiere decir que con un registro de 275,825 toneladas, nuestro país se convirtió en el principal destino de dichos productos, esta cifra se ha alzado en 20% versus el mismo lapso de 2020.

Se genera una nueva dimensión social de los sectores productivos y de colaboración con el Gobierno, encaminados a lograr crecimiento económico; a la par de mejorar la calidad de vida y los niveles de bienestar de toda la población.

Estados Unidos ha exportado hasta mayo 1.3 millones de toneladas de cerdo.

Estas cifras indicaron que entre enero y mayo, a México llegaron 24.3% de las exportaciones estadounidenses de cárnicos porcinos, que en dicho periodo ascendieron a 1.3 millones de toneladas.

Con esto, nuestro país mantuvo su lugar como el segundo principal mercado, ya que fue superado por China, que en los primeros cinco meses de 2021 importó 408,896 toneladas, con un valor de 952.7 millones de dólares.

Polonia: surgió un nuevo brote de PPA en Polonia

Las autoridades polacas informaron sobre un nuevo brote de Peste Porcina Africana (PPA) en su territorio, el octavo de este año, el cual se ubicó en una unidad de producción con 39 cerdos, en la región de Subcarpacia.

Filipinas: van más de 1,600 cerdos sacrificados en ILOCOS por LA PPA

Autoridades de la región de Ilocos, en Filipinas, reportaron que por la Peste Porcina Africana hasta el momento se han tenido que sacrificar 1,609 cerdos en zonas de riesgo; sin embargo, hasta el momento los precios de la carne no se han visto afectados en la demarcación.

Alemania: en la última década desaparecieron casi la mitad de las granjas porcinas alemanas

Cifras del gobierno alemán indicaron que entre 2010 y 2020, el número de granjas porcícolas en ese país mostraron una disminución de 47%; pasando de las 60,100 instalaciones activas hasta las 31,900 unidades.

España: en 2020 España fue el segundo principal productor europeo de alimento balanceado

Cifras de la Federación Europea de Fabricantes de Piensos, indicaron que en 2020, con 25.1 millones de toneladas de alimento balanceado, España fue el segundo principal productor de estos insumos en Europa, quedando detrás de Alemania.

Argentina: en 2020 las exportaciones Argentinas de carne de cerdo aumentaron más de 60% 

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina informó que en 2020, las exportaciones de carne de cerdo de ese país gozaron de un incremento de 65% sobre 2019, quedando en 34,704 toneladas.

Chile: las exportaciones cárnicas chilenas mostraron resultados mixtos hasta junio

De acuerdo con datos del Departamento de Estudios del Servicio Nacional de Aduanas de Chile; en el primer semestre de 2021, las exportaciones dentro del rubro de carnes de otras especies incrementaron 28% sobre el mismo periodo del año pasado; sin embargo, específicamente las de productos bovinos disminuyeron 28.6%

Hoy, el crecimiento económico tiene que ser inclusivo y estar relacionado con el progreso social; de ahí que ante esta nueva realidad las empresas estén incorporando prácticas que no solo tienen que ver con factores inherentes a la propia producción de bienes y servicios; sino que ahora también contemplan factores que van más allá de la generación de utilidades.

En la industria porcícola

Se genera una nueva dimensión social de los sectores productivos y de colaboración con el Gobierno, encaminados a lograr crecimiento económico; a la par de mejorar la calidad de vida y los niveles de bienestar de toda la población.

La innovación tecnológica juega y jugará un papel preponderante si queremos pensar en una alternativa; y una solución para poder enfrentar el gran reto que tiene la humanidad. Es por ello, que la tecnología representa una respuesta para atender la creciente demanda de alimentos; pero ahí no queda todo, no solo es producir por producir, hoy en día los procesos de producción y con empresas de responsabilidad social.

Previous Post
Next Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *