FINANZAS PERSONALES/ KAKEIBO, el método financiero Japonés

Por Liliana Silva, experta en finanzas personales de Cash Cash Préstamos

Japón, tercera potencia a nivel mundial, es un país experto en el manejo del dinero y en la tecnología que tiene un método heredado de generación en generación para tener unas finanzas crecientes y claras.

Kakeiko en la traducción literal es el libro financiero del hogar utilizado mucho antes de que existiera apps financieras, incluso antes de que se formalizará el concepto de Finanzas Personales.

Consiste en llevar una relación de ingresos y gastos con base al presupuesto, esto para dar un seguimiento de cuanto se ganas y cuanto se gastas y poder incrementar los ahorros de la manera más fácil. Así es como los japoneses lo han hecho por años. Este concepto se conoce desde 1904 y se hizo popular gracias a la periodista Hani Motoko, quien lo expuso como una base para generar la libertad financiera de las mujeres.

El Kakeibo responde a cuatro preguntas: ¿Cuánto dinero tienes?, ¿cuánto dinero quieres ahorrar?, ¿cuánto gastas?, ¿Cómo puedes mejorar las cosas?

Para realizarlo este método se necesitas dos cuadernos. En uno se anotan los ingresos y planifican los gastos y ahorros. En el otro se registran los gastos de manera inmediata.

Antes de iniciar el mes, debe escribirse la cantidad que se desea ahorrar y segmentar los gatos mensuales, como los básicos que comprenden renta, agua, luz, ahorro. Los siguientes serían educación y cultura, otra segmentación es de cuidado y arreglo personal donde se anexa la ropa, un apartado para entretenimiento y el ultimo es otros, que comprende propinas y gastos de impulso.

Con estas columnas cada uno decide con prudencia la separación del dinero para no pasarse del presupuesto asignado y lograr el ahorro que está dentro de los gastos básicos. Al final de mes deberá analizarse si se logró mantener el plan previo o se gastó de más en algún rubro, lo que traerá consigo que se establezca de mejor manera el presupuesto siguiente.

Este métodp también permite identificar las “fugas” de dinero que comunmete se realizan por pequeñas compras por impulso y que muchas veces acaparan del 8 al 10% de los ingresos totales.

Vale mencionar que en la lista de ingresos no sólo deben aparecer las percepciones de honorarios o sueldos, sino de ventas que se realicen en el periodo de un mes como venta de algún bien, becas, pagos de préstamos y otros.

 

 

 

Previous Post
Next Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *