Por Jorge Manrique, rector del Colegio Jurista y Director general de Gobierno de Calidad, consultoría de finanzas públicas

El 72% de los empleos que se comenzaron a recuperar en México son informales según la Organización Internacional del Trabajo. Entonces, ¿cómo crear más empleos formales y no de salarios mínimos? Más aún, ¿cómo crear empleos de clase media?
Una mayor capacitación y entrenamiento, mejores planes educativos y el involucramiento de las instituciones educativas con la Iniciativa Privada son las soluciones más viables para generar puestos de trabajo formales mejor remunerados.
Parto de esto: Las habilidades escasas tienen mucha demanda. Los graduados en carreras prometedoras tienden a encontrar trabajo bastante rápido, pero en este momento nuestras instituciones educativas no se mantienen al día.
Se requiere que las universidades incorporen a sus planes de estudios habilidades cruciales como alfabetización tecnológica y digital, negociación, habilidades de trabajo en equipo y perspectivas que generen más riqueza a las organizaciones como la inclusión y el pensamiento crítico.
Por otra parte, el mayor impedimento para el crecimiento económico en este momento es el lento crecimiento de la productividad.
Para alentarla, la investigación en ciencias básicas es importante. Esa es un área de política que podría necesitar una atención y prioridad renovadas.
También reconocemos que existe una brecha cada vez mayor entre los niveles de eficiencia de las empresas más y menos productivas. Y sabemos que los ingresos de los trabajadores están estrechamente vinculados al éxito de la empresa en la que se encuentran los trabajadores.
Esto sugiere que debemos descubrir cómo lograr que las mejores prácticas empleadas en las empresas más eficientes sean adoptarlas con éxito por las compañías menos exitosas. En este intercambio de mejores prácticas de negocio, donde también podrá analizarse compartir recursos como personal o espacios, ambas firmas obtendrán un crecimiento de la productividad y tal vez se logren aumentar las ganancias de las personas a lo largo de la escala salarial.
Otra área donde hay cierto potencial para el crecimiento de la productividad es en la inversión, y una de ellas está estrechamente vinculada a las decisiones de política: la infraestructura.
Los sectores que estarían más involucrados en poner esto en marcha, la construcción y la manufactura, son áreas donde tradicionalmente hay empleos de clase media.
Para catapultar las oportunidades de mejores empleos las instituciones de educación superior tienen un rol crucial. En la creación de mejores expectativas de vida, en la conformación de la movilidad social, la educación es la respuesta.
Justo en este momento en el que la digitalización y omnicanalidad son soluciones generalizadas para impulsar el crecimiento empresarial en diferentes sectores, los trabajos más rutinarios y sistemáticos, los que menos involucran habilidades esencialmente humanas, son los que desaparecerán en los próximos años. Los nuevos profesionistas se gestan ya.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.