Exclusiva

Pese a que a la charrería le hace falta apoyo y difusión por parte de las autoridades, está no está en riesgo de desaparecer. Cada día hay más jóvenes que se profesionalizan, incluso se práctica en toda la República Mexicana y parte de Estados Unidos, afirma en entrevista Gerardo Fernández Abarca, hijo de Vicente Fernández.

En charla en el rancho “El Pitayo”, ubicado en las inmediaciones del estado de Querétaro, comenta que contrario a lo que muchos ciudadanos piensan, la charrería es un deporte nacional totalmente familiar.

“En estos espacios podemos observar a familias disfrutando pacíficamente las nueve suertes que se ejecutan, tales como la calada de caballos, piales en el lienzo, coleadero, jineteo del toro, la faena de la terna en el ruedo, jineteo de yegua, manganas a pie, manganas a caballo y paso de la muerte”, dice Fernández Abarca.

“Desde Baja California hasta la península de Yucatán se practica este deporte nacional, es decir, la charrería va en aumento, sobre todo de jóvenes, los cuales son la cantera que están impulsando”, enfatiza.

Cabe destacar, que el claro ejemplo de una joven ganadora es Fernanda Pérez Carreón, quien en la categoría femenil de cala de caballos, ganó el primer lugar en el rancho “El Pitayo”. Lo que sin duda es un ejemplo para muchas jóvenes y apuntalar este deporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.