El joven mariscal de campo, Dwayne Haskins, de Pittsburgh Steelers, tenía un porcentaje del alcohol en sangre mayor al límite legal para conducir y también restos de droga, cuando fue atropellado por un camión en la Florida el mes pasado, según se dio a conocer este lunes.

Un informe de la oficina de médicos forenses del condado de Broward (Florida) citado por medios de prensa estadounidenses indica que el jugador de 24 años había estado “bebiendo mucho” y había ingerido también ketamina en las horas previas a su accidente fatal.

Haskins, quien murió después de ser embestido cuando intentaba cruzar una transitada autopista el 9 de abril, tenía un contenido de alcohol en la sangre de 0.20% en el momento de su muerte. El límite legal de alcohol en sangre en Florida para manejar es de 0,08%.

El informe indicó que la causa de la muerte de Haskins fue un traumatismo múltiple y dictaminó que la muerte fue accidental.

El ‘quarterback’ se encontraba en el sur de Florida entrenando con parte de la plantilla de los Steelers.

Haskins fue escogido en el número 15 del Draft de 2019 por los Washington Commanders, donde jugó dos temporadas sin afianzarse en la titularidad.

La pasada campaña se incorporó a los Steelers, liderados entonces por el veterano mariscal de campo Ben Roethlisberger.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.