Proponen cursos de sensibilización, desde el nivel básico de educación, para lograr igualdad de género

Diputadas y diputados del grupo parlamentario del PRD presentaron una iniciativa que reforma los artículos 14, 42 y 66 de la Ley General de Educación, a fin de que las autoridades educativas federal y locales impartan a la comunidad escolar cursos de sensibilización y educación para la eliminación de la violencia y sobre relaciones entre los géneros, desde el primer año de la educación básica.

Asimismo, proporcionarán a los padres de familia, maestros y trabajadores administrativos, este tipo de cursos para que a través de ellos se logre la igualdad entre mujeres y hombres.

La reforma considera obligatorio para quienes ejercen la patria potestad o la tutela, apoyar el proceso educativo de sus hijas, hijos o pupilos, motivándolos a acudir y participar en los cursos,

En la exposición de motivos, señalan que los estereotipos de género son transmitidos desde la primera infancia y los roles de género son asumidos ya en esos primeros momentos de la vida. La única manera de evitarlos es a través de la educación para y por la igualdad.

Por ello, es indiscutible la necesidad de una educación no sexista, de una educación que impida la transmisión de roles tradicionales que limitan y determinan la vida de los niños y las niñas.​

Consideraron fundamental la forma en que la niñez recibe educación con igualdad de género, la cual debería de ser la única opción posible para la construcción de una sociedad equilibrada, menos violenta y equitativa.

Precisan que los estereotipos de género se inculcan de manera inconsciente desde el nacimiento. Son ideas preconcebidas, heredadas de un modelo social anticuado. Los hombres, al igual que las mujeres, son presionados para ajustarse a los patrones de conducta esperados por la cultura dominante, en función de su sexo.

Explicaron que las consecuencias negativas de los estereotipos afectan a cada persona, hombre o mujer, pero también tienen repercusiones sociales como las siguientes:

• Aumenta la desigualdad entre hombres y mujeres.

• La opinión social acerca de los hombres y las mujeres es completamente diferente, dejándolas a ellas en un lugar complicado.

• Se transmiten estereotipos sexistas que mantienen el malestar psicosocial.

• Contribuyen a fomentar la violencia de género.

• Favorecen el machismo.

• Limitan las posibilidades, formas de expresión y comportamientos, de hombres y mujeres.

​Un artículo transitorio establece que la Secretaría de Educación Pública deberá diseñar los contenidos de estos cursos en los noventa días siguientes a la entrada en vigor del decreto, e implementarlos en los posteriores ciento ochenta días.

 

Previous Post
Next Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *