Que la CONDUCEF dé mayor protección a los usuarios de la banca

Los fraudes financieros se han intensificado a raíz de la contingencia sanitaria y el confinamiento, por lo que el diputado federal, Óscar Bautista Villegas, solicitó que la Cámara de Diputados haga un llamado a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUCEF), para que fortalezca los mecanismos de protección a los usuarios de la banca y prevenga las estafas.

El legislador del PRI, consideró incluso, lanzar una campaña de información a nivel nacional que alerte a la población a no dejarse sorprender por empresas o personas fantasmas que se dedican a timar.

Señaló que los 25 millones de pesos que los bancos aseguran invierten en tecnología anualmente, una buena parte en ciberseguridad, son insuficientes, porque existen redes delincuenciales organizadas que siempre tratan de vulnerar la base de datos, los procesos y controles operativos de las instituciones financieras.

Por eso, la insistencia de que la CONDUCEF intensifique su tarea de promover, asesorar, proteger y defender los derechos e intereses de las personas que utilizan o contratan un producto y/o servicio financiero.

La última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera señala que existen alrededor de 54 millones de personas que tienen al menos un producto financiero, siendo las cuentas de nómina o de pensión las que registran el mayor número de usuarios, con 22.5 millones.

De acuerdo con los reportes recientes de los grandes bancos que operan en México, en el primer trimestre del 2020, el uso de aplicaciones móviles se incrementó en un 40 por ciento y las transacciones financieras digitales representaron el 26 por ciento del total de operaciones, pero con esta nueva modalidad, la CONDUCEF contabilizó, de enero a septiembre del mismo año, alrededor de 45 mil 339 reclamaciones por posible fraude cometido contra clientes de los bancos en México.

Bautista Villegas, enunció que el “vishing” es la práctica más recurrente para engañar a los tarjetahabientes; los criminales hacen creer a sus víctimas que están haciendo una llamada desde el número telefónico oficial de la institución bancaria a la que se encuentren afiliados y comunican que tienen cargos no reconocidos de alguna plataforma de comercio en línea y que, para solucionar la situación, necesitan los datos bancarios como: número de cuenta, de tarjeta bancaria, Número de Identificación Personal (NIP) y de seguridad.

Una vez que la persona cayó en el engaño y entregó la información valiosa a los delincuentes, estos empiezan a realizar compras o vaciar las cuentas bancarias hasta que lleguen a su límite, con las graves consecuencias que ello implica.

Previous Post
Next Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *