Solicitan a la SCJN observar prácticas ilegales en el Sistema de Justicia del Estado de Hidalgo

 

• Funcionarios de Justicia de Hidalgo están involucrados en caso de Tráfico de Influencias, Corrupción y Denuncias Falsas

• Con Denuncia Falsa lleva un año en la cárcel el Padre de menor que pidió la convivencia, guardia y custodia de su hijo

La Asociación MAAS Infancia Feliz hizo un llamado formal a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), para que ponga especial atención en el tema de fomentar una cultura de paz, salud mental y derechos humanos, en defensa de la infancia y de la sana convivencia con sus progenitores, que muchas veces se ve afectada por alguno de ellos cuando enfrentan los efectos negativos de la separación o divorcios judicializados.

A través de una misiva dirigida a la Directora General de Derechos Humanos de la SCJN, la Asociación MAAS Infancia Feliz invitó al máximo órgano de justicia del país a ser observador de las prácticas ilegales que se están suscitando en el Sistema de Justicia del Estado de Hidalgo, con malas prácticas de servidores públicos adscritos al Tribunal Superior de Justicia del Estado de Hidalgo y la Fiscalía del mismo Estado que han impactado en la vida de menores de edad.

En particular se refieren al caso del menor de iniciales E.T.M. que ha sido separado de su figura paterna por denuncias falsas comprobables, que diversas instancias de la justicia hidalguense se han encargado de robustecer y dar por buenas, afectando la inocencia del progenitor, quien a causa de esto lleva ya más de un año en prisión.

Estas irregularidades, impulsadas por la madre del menor y respaldadas por diversas instancias de la justicia hidalguense, han fomentado la impunidad en el caso, impidiendo la libertad y la convivencia sana y libre del progenitor Enrique Tello Ruíz, con su hijo menor de edad, de apenas tres años.

Ante esta necesidad de urgente atención, MAAS Infancia Feliz señala como oportuno y urgente, extender esta invitación, tanto a la SCJN como al Presidente de la Comisión Nacional de Tribunales, para que sean visores de las injusticias y faltas al debido proceso en este caso.

Enrique Tello Ruiz lleva ya un año en prisión a causa de una denuncia falsa de violación y abuso sexual a una bebé de 4 años de edad, promovida por su expareja y madre de su hijo, Leydi Elizabeth Montaño Hernández, esto como reacción a la demanda de convivencia, guarda y custodia que interpuso para ver a su hijo.

A raíz del proceso legal iniciado por Enrique Tello Ruiz para obtener la convivencia legal con su hijo, su expareja y madre de su hijo, funcionaria del gobierno estatal, de acuerdo con Lorena Tello Ruiz, hermana de Enrique, usó sus influencias y amistades para, de manera ventajosa, perjudicar a Enrique con una denuncia falsa de violación y abuso sexual y de esta manera separar por tiempo indefinido a ambos, Padre e Hijo.

La señora Leydi Elizabeth Montaño Hernández, según hizo constar Enrique Tello Ruiz, apoyándose en la presunta relación sentimental que mantiene con Joaquín Islas Alva, precandidato del PRI para contender por una diputación local por el distrito XVIII con cabecera en Tepeapulco, en conjunto con el padre del candidato, Horacio Islas, a través de su cargo público le apoyaron para elaborar de manera estratégica esta denuncia falsa en alianza con Servidores Públicos del Centro de Justicia para Mujeres del Estado de Hidalgo.

En esta situación ilegal están involucradas la M.P. Silvia Meneses Daniells, Ministerio Público del Centro de Justicia Alternativa para Mujeres; Diana Santillán Sánchez, secretaria de la M.P., quien es cuñada de Perla Abigail Vargas Zamarripa, amiga íntima de Leydi Elizabeth y de Joaquín Islas Alva, y que a su vez es su representante jurídico en la demanda de convivencia, guarda y custodia.

También involucrada en esta trama de abuso de poder está Karina Ramírez Jiménez, Subprocuradora de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes en el estado de Hidalgo, quien sin tener pruebas del supuesto abuso y por su relación con Ingrid Guerrero, Directora de la Fundación “Yo te creo”, emitió un juicio mencionando el tema en redes sociales durante la marcha el 8 de marzo de 2020, en apoyo a Leydi Elizabeth Montaño, para ejercer presión social para la detención de Tello el martes 10 de marzo de 2020.

La última vez que Enrique Tello Ruiz vio a su bebé fue el 2 de septiembre de 2019. El niño se encontraba en una casa que no era su domicilio con personas ajenas a él, lo que ha generado temor en la familia paterna por su integridad física y emocional, ya que según consta en actas, la mamá nunca se ha hecho cargo del cuidado del bebe.

Existe una denuncia por Sustracción de Menor contra la madre, la cual cuenta con investigación completa, además de entrevistas e información por parte de la Policía Ministerial, en la que se señala que el bebé no estaba en su domicilio y se encontraba fuera del municipio de Pachuca con una persona que no es ningún familiar, poniendo en riesgo su integridad física y emocional al ser un bebé. Esta demanda también se ha visto entorpecida por las influencias de la madre para que no se judicialice el caso.

Previous Post
Next Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *