Rusia mantiene su acoso en el este de Ucrania tras declarar el viernes la “liberación total” de la ciudad de Mariúpol (sureste) con la rendición de los últimos defensores atrincherados desde hace semanas en la acería Azovstal.

Tras resistir en precarias condiciones en el laberinto de túneles subterráneos de esta fábrica, el medio millar de combatientes ucranianos que quedaban allí se rindieron el viernes, anunció el Ministerio de Defensa ruso.

Desde el lunes, un total de 2.439 combatientes se rindieron ante las tropas de Moscú, terminando con el último reducto de resistencia de esta ciudad portuaria del mar de Azov, devastada por meses de bombardeos.

El ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, comunicó al presidente Vladimir Putin “el fin de la operación y la liberación total del complejo [de Azovstal] y de la ciudad de Mariúpol”, dijo un portavoz.

Las autoridades ucranianas, que habían ordenado a sus soldados deponer las armas para “salvar” la vida, confían en un intercambio de prisioneros con soldados rusos, aunque las autoridades rebeldes de la región amenazan con juzgarlos.

El portavoz del Pentágono estadounidense, John Kirby, reclamó que “todos los prisioneros de guerra sean tratados de acuerdo con la Convención de Ginebra y el derecho de la guerra”.

Ataques en el Donbás
La toma de Mariúpol es clave en la estrategia de Moscú de conquistar el este y el sur de Ucrania con esta invasión lanzada el 24 de febrero y plagada de acusaciones de crímenes de guerra por parte de Kiev y de las potencias occidentales.

La ofensiva se centra en la región oriental del Donbás, una cuenca minera controlada parcialmente desde 2014 por separatistas respaldados al Kremlin, donde numerosas ciudades llevan semanas acosadas por bombardeos rusos.

De acuerdo con el ministro ruso de Defensa, sus tropas están “cerca de completar” la liberación de Lugansk, una de las dos regiones junto con Donetsk que conforman esta cuenca minera.

“Los intentos de atacar el Donbás continúan. Han arruinado completamente Rubizhne, Volnovaja, igual que Mariúpol”, dijo el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, el viernes por la noche.

Y “están intentando hacer lo mismo con Severodonetsk y muchas otras ciudades”, añadió.

Según el gobernador de esa región, 12 personas murieron y otras 40 resultaron heridas por bombardeos rusos en esta urbe industrial en pleno frente, sometida a constante fuego de artillería.

Más al oeste, en la región de Járkov, donde Ucrania asegura estar recuperando terreno, las autoridades informaron de ocho heridos, incluido un niño, por misiles lanzados contra un centro cultural en la ciudad de Lozova.

Con más de 12 mil investigaciones abiertas por crímenes de guerra, la justicia ucraniana debe emitir el lunes el veredicto del primero de estos casos que llega a juicio.

En el banco de los acusados se sentó Vadim Shishimarin, un soldado ruso de 21 años, que reconoció haber matado a un civil desarmado al principio de la invasión. “Realmente lo siento”, declaró ante el tribunal de Kiev.

Grupo Bimbo, una de las panificadoras más grandes del mundo, suspendió las ventas de sus productos en Rusia, así como las inversiones en ese país que invadió Ucrania a finales de febrero.

“Debido a la actual situación internacional, y en línea con nuestros valores, Grupo Bimbo informa que ha suspendido las ventas de la marca Bimbo en Rusia, así como sus nuevas inversiones de capital y mercadotecnia en aquel país”, apuntó la firma mexicana en un breve mensaje.

Bimbo indicó que seguirá “monitoreando y evaluando la situación conforme las circunstancias evolucionen”.

La decisión de Bimbo se suma a la de marcas emblemáticas de Estados Unidos como Coca Cola, McDonald´s o Starbucks, que la semana pasada anunciaron casi al unísono que suspenden sus operaciones en Rusia, sumándose así a las decenas de empresas que en días anteriores tomaron una medida similar.

El ministro británico de Economía, Rishi Sunak, instó el domingo a las empresas británicas a dejar de invertir en Rusia y alabó a las compañías que ya han anunciado su intención de deshacerse de todos o algunos de sus activos en el país, incluidas Shell, BP, Aviva, M&G y Vanguard.

Delegaciones de Rusia y Ucrania retomaron este lunes el diálogo – la cuarta sesión – que se presenta difícil, mientras siguen los combates en diferentes puntos y el goteo de muertos.

Los refugiados que han huido de Ucrania desde el estallido de la guerra, el 24 de febrero, alcanzan ya los 2.8 millones, de los que más de la mitad (1.7 millones) llegaron a la vecina Polonia, según las cifras que actualiza diariamente la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Los usuarios rusos de Instagram sentían pena y resignación el domingo antes del bloqueo de la muy popular red social, ahora que el poder ruso trata de controlar estrictamente las informaciones sobre la guerra con Ucrania.

¿Como mataré mi tiempo? ¿Qué voy a hacer? Todo el mundo está en Instagram…”, dice Ekatérina Makarova, empleada en logística de 28 años, que vive en San Petersburgo.

Iré tal vez a VKontakte o Telegram, si no están bloqueados”, dijo refiriéndose al equivalente ruso de Facebook y a la mensajería encriptada muy utilizada en Rusia.

Las autoridades anunciaron el viernes que restringirán el acceso a Instagram en Rusia desde medianoche (21H00 GMT del domingo), acusándo a esa red de propagar discursos de odio contra los rusos en plena ofensiva militar en Ucrania.

El gigante estadunidense Meta, que posee Instagram, así como Facebook y WhatsApp, había anunciado el jueves aplicar excepciones a sus reglas de funcionamiento sobre la incitación a la violencia al no suprimir mensajes hostiles al ejército y a los dirigentes rusos.

Los sitios con acceso “restringido” en Rusia se vuelven prácticamente inaccesibles sin el uso de una red virtual privada (VPN). Ya es el caso de Facebook y Twitter.

En vez de un bloqueo inmediato, el regulador de las telecomunicaciones Roskomnadzor acordó un plazo de dos días a Instagram para facilitar a los usuarios trasladar sus contenidos hacia otras plataformas.

Desde el anuncio entre los usuarios más asiduos, cunde el pánico.

El video de una “influencer” rusa llorando a causa del bloqueo se ha vuelto viral y algunos internautas la acusan de indecencia cuando se tiene en cuenta lo que ocurre en Ucrania.

Váyase a Járkov, Instagram funciona aun ahí”, ironizó un internauta, que cita la segunda ciudad de Ucrania cercada por las fuerzas rusas y que se arriesga a vivir furiosos combates.

Karina Nigaï, bloguera seguida por tres millones de personas en Instagram, compara su pena con un duelo.

Me encuentro en estado de conmoción y el de resignación está aun lejos”, escribió, aunque envía a sus abonados hacia las cuentas VKontakte y Telegram.

“¡Viviremos sin eso!”

Como en el resto del mundo, Instagram es una plataforma muy popular en Rusia entre la juventud, que difunde compulsivamente ahí fotos y videos.

Hay blogueros que ganan dinero en Instagram, y el bloqueo no es bueno para ellos”, consideró Anastassia Malova, estudiante de 23 años.

Pero a mí “eso no me afecta mucho.”

Como ella, algunos usuarios parecen resignados.

Si lo cierran, ¡entonces que lo hagan y yo me iré a Telegram !”, dijo Alexeï Garkucha, pintor de 41 años.

¡Viviremos sin eso!”, afirmó Nikolaï Ermenko, ingeniero de 45 años.

Victoria Lilova, maestra de 29 años, no va a sufrir “personalmente”, pero se “siente triste por las organizaciones caritativas, pues consiguen mucho dinero a través de Instagram”.

Golpe indirecto

Alexandra Mitroshina, influencer que tiene más de 2.4 millones de abonados en Instagram, se preocupa “por las pequeñas y medianas empresas cuyos negocios están relacionados con Instagram”.

Para la promoción de prendas, muebles, o cursos de lenguas, entre otras actividades, Instagram es un instrumento de venta crucial en línea para muchas empresas rusas.

Lo mismo le ocurre a los artistas, que dependen de su visibilidad en esta plataforma en Rusia y en el exterior para conseguir clientes.

El bloqueo también afectará también a los movimientos opositores.

Instagram es una de las redes sociales más utilizadas por el opositor preso Alexei Navalni, cuyo equipo difunde por ahí sus mensajes.

Rusia bombardeó este domingo una base militar del oeste de Ucrania, cercana a la frontera polaca, causando la muerte de 35 personas, mientras sigue estrechándose el cerco de las fuerzas rusas en torno a Kiev.

La base militar atacada está situada en Yavoriv, a unos 40 kilómetros al noroeste de Leópolis, destino de miles de desplazados  internos, y a unos 20 kilómetros de la frontera con Polonia, país miembro de la OTAN.

En los últimos años, esas instalaciones acogieron ejercicios de entrenamiento del ejército ucraniano con instructores extranjeros, sobre todo de Canadá y de Estados Unidos.

Rusia atacó el Centro internacional para el Mantenimiento de la Paz y la Seguridad. Instructores extranjeros trabajan allí”, indicó el ministro ucraniano de Defensa, Oleksii Reznikov.

Se trata de un nuevo ataque terrorista contra la paz y la seguridad cerca de la frontera UE-OTAN. Hay que actuar para detener esto. ¡Cierren el cielo!”, añadió, reiterando los llamados del gobierno ucraniano para que se cree una zona de exclusión sobre Ucrania, algo que la OTAN se niega a hacer por temor a que el conflicto se extienda.

Los bombardeos causaron 35 muertos y 134 heridos, según un nuevo balance del gobernador de la región, Maxim Kozitsky. Previamente, las autoridades habían dado cuenta de nueve muertos y 57 heridos.

Las plantas de energía nuclear ucranianas en Chernóbil y Zaporiyia, ambas ahora bajo el control de las fuerzas rusas, están siendo operadas y administradas por su personal ucraniano, dijo el sábado la agencia rusa de energía atómica Rosatom, según la agencia de noticias RIA.

La declaración de Rosatom dijo que con la ayuda de especialistas rusos se estaba restaurando un suministro de energía externo a la desaparecida planta de Chernóbil, lugar del peor accidente nuclear del mundo en 1986.

También afirmó que se están realizando actividades para garantizar la seguridad en las plantas en coordinación con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Ucrania había advertido sobre un mayor riesgo de una fuga de radiación de Chernóbil si no se reparaba su línea eléctrica de alto voltaje, dañada en los combates.

La compañía nuclear estatal ucraniana Energoatom dijo el viernes que el personal de Zaporiyia, la planta nuclear más grande de Europa, estaba bajo una fuerte presión psicológica por parte de los rusos presentes.

La OIEA afirmó esta semana que había perdido el contacto con los sistemas remotos que monitorean el material nuclear en Chernóbil y Zaporiyia, y el jefe del organismo, Rafael Grossi, expresó su preocupación de que el personal podría estar trabajando bajo una presión indebida.

 

Las fuerzas rusas desplazaban el jueves sus vehículos blindados hacia el noreste de Kiev, en su intento de culminar su operación para rodear la capital ucraniana.

Un equipo de la AFP vio cómo columnas de humo emergían de la localidad de Skybyn, a pocos centenares de metros del último puesto de control que marca el límite al noreste de la ciudad de Kiev.

Soldados ucranianos afirmaron que durante la noche se produjeron intensos combates para controlar la autopista que conduce a la capital.

Hay operaciones militares en curso” dijo un soldado, identificado solamente como Sergiy. Agregó que una columna de vehículos blindados rusos había sido parcialmente destruida.

El equipo de la AFP vio cómo misiles Grad cayeron en Velyka Dymerka, una vecina localidad a 5 kms de los límites externos de Kiev. Esta localidad permanecía casi vacía, en un día soleado pero glacial.

Al menos media docena de misiles se abatieron sobre el lugar, alcanzando varias casas, que aparentemente estaban vacías. El vehículo de los periodistas resulto dañado por los disparos.

La presencia de las fuerzas ucranianas en la localidad era mínima en la localidad, aunque residentes locales informaron de intensos combates durante la noche anterior.

Vasyl Popov, un comerciante de 38 años, calificó de “aterradora” la situación.

Pero ¿qué podemos hacer? No hay ningún lugar hacia donde huir o esconderse. Vivimos aquí”, dijo.

Las fuerzas rusas han ido rodeando lentamente a Kiev. Se acercaron al noroeste de la capital ya desde el primer de la invasión a Ucrania, el pasado 24 de febrero.

Las farmacias rusas se están quedando sin insulina y otros productos para la diabetes fabricados en el extranjero, informó este miércoles el diario ruso Kommersant, que describe la escasez de materias primas para la fabricación de medicamentos.

La Agencia Federal Rusa de Supervisión Médica (Roszdravnadzor) y la asociación de farmacias atribuyen la escasez de insulina a la “urgente demanda de los consumidores” en el contexto de la invasión a Ucrania.

También señalan que la mayoría de los medicamentos para diabéticos se producen en Rusia y no hay necesidad de preocuparse, según Kommersant.

Pacientes entrevistados por los medios explicaron que las compras masivas se deben a que otros dispositivos médicos utilizados por los diabéticos se producen en el extranjero, por lo que se teme escasez o una alta inflación y compran en previsión.

Aunque las sanciones occidentales por la guerra en Ucrania no se dirigen a la industria farmacéutica, Kommersant cree que las empresas rusas podrían quedarse sin materias primas y componentes importados.

Según el diario económico, Europa ha suspendido casi por completo las entregas.

Y es probable que las importaciones de China e India, que representan casi el 80% de las materias primas farmacéuticas importadas, se retrasen debido a la interrupción de las cadenas de suministro.

Se espera que las existencias locales duren de tres a seis meses.

Coca Cola anunció la suspensión de sus operaciones en Rusia, siguiendo la estela de otros grandes grupos estadunidenses, criticados por tardar en cortar los puentes con Moscú tras la invasión a Ucrania.

Seguiremos vigilando y evaluando la situación a medida que evoluciona”, subraya en un comunicado el grupo que no ofrece detalles sobre sus actividades exactas en Rusia.

Hace apenas unos minutos la empresa Starbucks anunciaba, de igual forma, el final de sus operaciones en Rusia tras la invasión a Ucrania.

En este caso grupo kuwaití que posee licencia para operar en el país “aceptó suspender inmediatamente las operaciones en las tiendas y dará apoyo a los casi 2.000 empleados que dependen de Starbucks para vivir”.

Rusia anunció este lunes alto al fuego en varias ciudades ucranianas a partir de las 07h00 GMT del martes para permitir la evacuación de civiles a través de corredores humanitarios.

“La Federación Rusa anuncia un alto el fuego a partir de las 10h00 horas de Moscú [07h00 GMT] del 8 de marzo” para la evacuación de civiles de Kiev, así como de las ciudades de Sumy, Járkov, Chernigov y Mariúpol, rara vez la célula del ministerio de Defensa ruso encargado de las operaciones humanitarias en Ucrania, en un comunicado citado por las agencias de noticias rusa”.

Tras el fin de la tercera ronda de negociaciones Ucrania aseguró que hubo “resultados positivos” aunque Rusia afirmó que la reunión no estuvo “a la altura de expectativas”

La tercera ronda de conversaciones entre Rusia y Ucrania concluyó a última hora del lunes con algunos “resultados positivos” sobre los corredores humanitarios, anunció en Twitter Mykhailo Podoliak, miembro de la delegación ucraniana.

“Hemos logrado algunos resultados positivos en la logística de los corredores humanitarios”, dijo Podoliak, asesor de la presidencia ucraniana.

Sin embargo, Moscú aseguró que no estuvo “a la altura de las expectativas de Moscú”, dijo el representante ruso en las negociaciones, Vladimir Medinsky.

“Esperamos que la próxima vez podamos lograr un avance más significativo”, añadió en una rueda de prensa emitida por el canal público de televisión ruso Rossia 24

Ucrania rechazó los corredores humanitarios que evacuarían civiles hacia Rusia y Bielorrusia tal y como había propuesto Moscú, una cuestión que ocupará buena parte de la tercera ronda de negociaciones entre los dos países que comenzó este lunes por la tarde en Bielorrusia.

La ofensiva rusa, lanzada el 24 de febrero, llevó a más de 1.7 millones de personas a salir de Ucrania, según la ONU, y muchas más han sido desplazadas dentro del país o están atrapadas en ciudades bombardeadas por Rusia.

Además, la agravación del conflicto también está provocando turbulencias financieras y un aumento vertiginoso del precio del petróleo y del oro.

Este lunes por la tarde comenzó una tercera ronda de conversaciones ruso-ucranianas en la frontera entre Bielorrusia y Polonia, que estarán centradas -según el jefe de la delegación rusa, Vladimir Medinski- en los corredores humanitarios.

Sin embargo, las expectativas no son buenas.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha puesto como condición previa la aceptación por parte de Kiev de todas las exigencias de Moscú, especialmente la desmilitarización de Ucrania y un estatuto neutral para el país.

Evacuación de civiles, tema urgente

El ejército ruso anunció este lunes la suspensión temporal de ataques en algunas zonas “con fines humanitarios” y la apertura de corredores humanitarios para evacuar a civiles de Kiev, Járkov, del puerto sitiado de Mariúpol y de la localidad de Sumy, cerca de la frontera rusa.

Pero la mitad de estos corredores se dirigen a Rusia y Bielorrusia y el gobierno ucraniano rechazó de pleno la propuesta.

No es una opción aceptable”, dijo la vice primera ministra ucraniana, Iryna Vereschuk.

Los civiles evacuados de las ciudades de Járkov, Kiev, Mariúpol y Sumy “no irán a Bielorrusia para luego tomar el avión e ir a Rusia”, advirtió.

El presidente francés, Emmanuel Macron, que habló con su par ruso el domingo, acusó a Putin de hipocresía y cinismo por su propuesta.

No conozco a muchos ucranianos que tengan ganas de ir a refugiarse a Rusia (…) Todo esto no es serio. Es de un cinismo moral y político que me parece insoportable”, dijo Macron en una entrevista emitida por la televisión francesa.

Por su parte, el representante ruso en las negociaciones entre Moscú y Kiev acusó a Ucrania de impedir la evacuación de civiles de zonas de combate y de “usarlos directa e indirectamente como escudos humanos, lo que es claramente un crimen de guerra”.